TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA

Escrito por trastornoansiedadgeneralizada 27-12-2007 en General. Comentarios (20)

Pongámonos en contacto:  trastornodeansiedadgeneralizada@yahoo.es

Para saber más sobre ansiedad generalizada, algunos enlaces interesantes:

http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/357/1/116.pdf

http://www.ub.edu.ar/investigaciones/tesinas/74_goyhereix.pdf

 

HISTORIA DEL DIAGNÓSTICO TAG

(cuando aparece la señal *, mostramos nuestra duda ante la afirmación)

Antes de que existiera el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM III) en 1980, las personas que padecían ansiedad crónica y severa se les daba el diagnóstico de Neurosis de Angustia, término introducido por Freud (Brawman-Mintzer & Lydiard, 1996). Para Freud la neurosis de angustia se caracteriza por ser una neurosis en la que existe una predominancia de la angustia masiva, sinun objeto claramente manifiesto y en la que se puede observar patentemente el papel de los factores actuales (Laplanche & Pontalis, 1996).

En el DSM II el TAG estaba subsumido bajo la única categoría general de neurosis de angustia (Barlow & Di Nardo, 1991).

En el DSM III, la categoría de neurosis de angustia se cambió por estados de ansiedad e incluía trastorno de pánico y el TAG. La definición del TAG se basaba en tener ansiedad generalizada y persistente manifestada por tres síntomas de cuatro categorías: tensión motora, hiperactividad neurovegetativa, expectación aprensiva e hipervigilancia. Dentro de cada una de estas categorías se incluían diversos síntomas. Algunos ejemplos son: tensión muscular, temblores, fatigabilidad, incapacidad de relajarse, en cuánto a la categoríade tensión motora; transpiración palpitaciones mareos, boca seca, molestias estomacales, en la categoría de hiperactividad neurovegetativa; ansiedad, preocupación, rumiación, anticipar una desgracia para él u otros, en la categoría de expectación aprensiva; y por último, hiperprosexia resultando en distractabilidad, dificultad en concentrarse, insomnio, irritabilidad en la categoría de hipervigilancia. El cuadro debía durar al menos un mes (Falcoff, 2000; Barlow, 1988).

En el DSM III el diagnóstico era una categoría residual, por lo tanto no podía diagnosticarse cuando estaba presente otro trastorno (Caballo & Mateos Vilchez, 2000).

En 1987 surge la versión revisada del DSM III, DSM III-R, y el diagnóstico de TAG sufre nuevas modificaciones.

Este cambio fue importante ya que el TAG deja de formar parte de una categoría residual y puede tomarse como diagnóstico principal aunque exista la presencia de otros trastornos (Borkovec & Newman,1998), con la excepción de si ocurría en el curso de un trastorno afectivo o psicótico (Brawman-Mintzer &Lydiard, 1996). Otro aspecto importante que surge a partir de esta revisión es que la expectación aprensiva,es decir, la ansiedad y preocupación irrealista(*) y excesiva sobre dos o más circunstancias de la vida diaria,pasa a ser el síntoma central que define el trastorno. Se hace también una revisión de los criterios de los síntomas somáticos y se requiere así la presencia de al menos 6 de 18 síntomas somáticos divididos en las categorías de: tensión motora, hiperactividad neurovegetativa e hipervigilancia. Finalmente, el trastorno debe durar al menos 6 meses, en lugar de 1, permitiendo así una mejor diferenciación de las respuestas transitorias ante eventos negativos (Brawman-Mintzer & Lydiard, 1996; Falcoff, 2000; Barlow, 1988) que se dan porejemplo en lo que actualmente se denomina trastorno adaptativo según el DSM IV.

En 1994 surge el DSM IV (APA, 1995). En este manual la ansiedad y preocupación excesivas dejan deser sobre dos o más circunstancias de la vida, y pasan a ser sobre una amplia gama de actividades o de acontecimientos. Se toma en cuenta la dificultad del sujeto para controlar este estado constante de preocupación.

Se remueve la categoría de hiperactividad neurovegetativa, de tensión motora y de hipervigilancia, y se incluyen 6 síntomas (los cuales se relacionan con las últimas dos categorías) siendo necesarios sólo tres para poder realizar el diagnóstico (Falcoff, 2000). Los criterios del DSM IV se presentan en la sección de este capítulo nominada como criterios de clasificación del TAG. Estos criterios diagnósticos permanecen sin cambios en el DSM IV-TR (Cía, 2001).

 

Para saber más: http://www.ub.edu.ar/investigaciones/tesinas/74_goyhereix.pdf